El merchandising: promociónate con regalos

Cuando hablamos del merchandising como estrategia de promoción empresarial no nos referimos solo a regalar camisetas y gorras en eventos puntuales. Hace mucho que estas dejaron de ser las únicas opciones. Hoy las empresas tienen un gran abanico de opciones en sus estrategias de promoción.

El merchandising para empresas es un conjunto de artículos publicitarios que promocionan determinado producto, servicio o marca. Normalmente llevan impreso o serigrafiado el logo o un pequeño slogan. Hablamos por lo tanto de un detalle personalizado.

Cómo utilizar el merchandising en una empresa

Los objetos de merchandising empresarial se suelen dar a los clientes como regalo aunque también se pueden usar como herramienta de promoción interna entre los empleados.

Distintas formas de captar la atención a través del merchandising:

  • Regalos de bienvenida: cuando el cliente contrata un servicio o hace una compra por primera vez se le puede obsequiar con un artículo de merchandising que le resulte útil. Por ejemplo, un gimnasio puede entregar una mochila o una botella para el agua. También se pueden dar estos regalos en la inauguración de un nuevo establecimiento.
  • Regalos de agradecimiento: por ejemplo, cuando un cliente alcanza un determinado número de compras o con motivo de su cumpleaños. Esta técnica ayuda a fidelizar a los clientes y a humanizar las marcas. Un modo de demostrar cariño y cercanía.
  • Regalos para eventos: para entregar en eventos o ferias. Pueden estar en el propio stand o que los azafatos los den en mano a los asistentes.
  • Regalos promocionales en campañas específicas: para entregar en períodos concretos como Navidad, verano o con motivo del lanzamiento de un nuevo producto o servicio.

El uso del merchandising personalizado ayuda a generar un engagement con el cliente muy necesario en tiempos en los que la competencia es una constante en todos los sectores productivos. Otro de los grandes beneficios del merchandising como estrategia de promoción es que las marcas y los mensajes perduran más en la mente del público potencial.

Por otro esto, el merchandising es una herramienta que toda empresa ha de implementar. Por ejemplo, apostando por comprar imanes que entregar a los clientes. Un objeto funcional y que, teniendo en cuenta que irán a parar a la nevera, el cliente verá a diario.

El merchandising: promociónate con regalos

Una herramienta para reformar la imagen de marca

El público no suele percibir este tipo de artículos como publicidad, sino como un regalo. Y, seamos honestos, ¿a quién no le gusta recibir uno? Además de los clientes, los destinatarios de esta estrategia promocional pueden ser también los propios empleados. Para, entre otras cosas, mejorar el ambiente interno o incluso la productividad y satisfacción de la plantilla. Además, si se los damos a los proveedores de la empresa, podemos estrechar vínculos con ellos. Es, en definitiva, una forma de hacer publicidad mucho más económica que otras vías y, al ser artículos de larga durabilidad, el impacto de la marca perdurará en el tiempo.

El merchandising ayuda a que los clientes formen en sus mentes determinada imagen de la empresa. Por eso es tan importante elegir adecuadamente los artículos que se regalen en estas campañas promocionales y que estos vayan en consonancia con los valores de la marca.

El merchandising es también una interesante forma de destacar frente a la competencia, una buena fuente de captación de nuevos clientes y de fidelización de los que ya se tienen. Como decíamos, los destinatarios de los regalos promocionales no tienen que ser solo los clientes. Entregar este tipo de merchandising a proveedores o empresas amigas sirve para estrechar vínculos afianzando relaciones comerciales.  

El merchandising: promociónate con regalos