Diseño minimalista: transmitir mucho con poco

En el diseño gráfico nos encontramos con el minimalismo, un enfoque que se centra especialmente en el objeto principal del diseño

"Menos es más", ya vaticinaba el arquitecto Mies Van Der Rohe, principio que se convertiría posteriormente en la base del minimalismo. Y es que, en la sencillez podemos encontrar a veces ese punto de elegancia y sofisticación que muchos buscamos, ya no solo en nuestra vida en particular, sino en este caso en esos diseños gráficos que queremos llevar a cabo bajo este principio del minimalismo. Toda una complejidad en torno a lo sencillo. Un diseño que se despoja de todo lo innecesario centrando el foco de atención en el objeto principal del mismo. 

Toda una tendencia basada principalmente en eliminar el exceso y lo secundario, centrando así la atención únicamente en aquello que queremos resaltar y por lo tanto dar a conocer. Toda una predisposición basada en la mayoría de los casos en la sobriedad y los colores neutros, trasladando así el principal protagonismo al objeto en cuestión.

Sin embargo, y según dicen los expertos, el 2019 dará un giro a esta peculiaridad del minimalismo, una tendencia centrada durante años en el uso específico del blanco y el negro, pero cuyo abanico de posibilidades se abrirá en el nuevo año al color y la imaginación, sin olvidar, por supuesto, el máximo exponente de esta tendencia: centrar el protagonismo en el objeto principal del diseño en cuestión.

Por supuesto, no debemos de olvidar que el minimalismo lo podemos encontrar también en nuestra vida cotidiana, ya que es fácil encontrar esta tendencia es espacios abiertos, edificios, esculturas... centrándose única y exclusivamente en lo esencial y necesario.

Diseño minimalista: transmitir mucho con poco